Un Cuento de Marketing Digital: la Historia de Dizu®

Evolución Dizu

Estamos dedicados a crear rentabilidad para nuestros clientes por medio de creatividad, estrategia, comunicación y publicidad desde hace años. En esta nota te contamos la historia de como se formó Dizu®. Por nuestra parte esperamos que les resulte interesante y que sea la primera de muchas más. 

¿Qué  es Dizu®? Una empresa de contenidos digitales, comunicación, y publicidad orientada a medios digitales. También el fruto de algunas casualidades que nos llevaron a reunir las capacidades de distintos profesionales de comunicación, diseño, la publicidad e incluso el derecho. Veamos como fue que pasó esto.

 Corría el año 2004 y un abogado renunciaba al departamento legal del organismo impositivo nacional con la idea de inaugurar un despacho independiente. Casi inmediatamente comenzaba casi por casualidad su camino en propiedad intelectual, marcas y patentes.

Al mismo tiempo un diseñador especialista en identidad corporativa, reestructuraba su agencia publicitaria. La identidad corporativa, una de sus especialidades, lo involucraba regularmente en el nacimiento de negocios que necesitaban invertir en una imagen para estas nuevas marcas. Debían poder trabajar con la certeza de que las marcas no esuvieran ya registradas por otras personas o empresas.

A su vez en el despacho legal algunos clientes se encontraban con que el nombre que consultaban para iniciar un registro ya se encontraba registrado. Muchos pedían una recomendación de un especialista que pudiera ayudarlos a generar la nueva identidad, ya que no conocían uno.

Este fue el disparador de una relación que trascendió lo profesional para converrtirse en una gran amistad. A partir de ese momento los proyectos fueron cada vez más y cada vez más ambiciosos.  

Además el nacimiento de esta amistad/sociedad fue coincidente con el nacimiento y desarrollo exponencial de la Internet "comercial", de a poco cada negocio y cada marca nueva empezaba a pensarse por y para Internet.

En el caso del estudio jurídico, ante la necesidad de publicitarse apareció una oportunidad en el mundo on-line, ya que los medios tradicionales estaban plagados de otros estudios con más años y clientes que hacían muy difícil competir y recuperar el monto de la inversión publicitaria. A pesar de que en esa época parecía una locura que un abogado se anunciara en Internet, la publicidad fue un éxito y se consiguieron muchos clientes, la mayoría de esta manera.

De más está decir que no existían profesionales formados para esas actividades, hubo que desarrollar entonces habilidades nuevas. Los desarrolladores Web de aquella época eran escasos y por lo general demoraban mucho en completar un proyecto. Hubo entonces que sumar más habilidades: nociones de programación y desarrollo de páginas Web.

 Así fue que casi sin darse cuenta y sin planearlo se había generado el embrión del actual marketing digital. La otra gran explosión fueron las redes sociales. La revolución que marcaron en el mundo de las relaciones con las marcas hizo que se replantearan las estructuras de las relaciones sociales y obviamente también del marketing como se conocía hasta ese momento.

„Una marca no es lo que usted dice que es. Es lo que ellos dicen que es.“

Marty Neumeier , The Brand Gap.

La gente comenzó a relacionarse de un nuevo modo con las marcas y, hay que decirlo, éstas quedaron totalmente desubicadas en un principio: sus clientes comenzaban a tener una voz que les hablaba directamente, y si algo no les gustaba, se lo decían no solo en su cara, sino en la de todo el mundo.

El miedo que les generó esto empezó a decidir a algunas, aunque de manera tardía, a tener una voz para poder responder o moderar estas voces y comentarios de sus clientes: nacía así el marketing en redes sociales, y los community managers o administradores de redes sociales. 

Para ese entonces y de modo incipiente otras marcas descubrían también los buenos comentarios, recomendaciones e incluso los "enamorados" o abanderados de sus marcas; entonces las ganas de estar en las redes y la explosión fue tal que Facebook, la red social más masiva del mundo, debió adaptarse para permitir a las marcas poder expandirse y tener una presencia más organizada en la red.

Convengamos que Coca Cola® o Apple® sin duda iban a necesitar lugar en sus perfiles para más de 5.000 amigos, que era el límite en aquel momento. También eran necesarios otros cambios en cuanto a la administración de un perfil de marca, lo que es obvio porque una marca necesita de otro modo, de otra formalidad, nunca debe salir a atender a sus clientes de entrecasa, en ruleros.

„Una marca nunca debe salir a atender a sus clientes de entrecasa.“

Dizu.

Las redes sociales habían evolucionado tan rápido que no había sido posible prever las necesidades de la presencia de las marcas, pero eso se corrigió rápidamente con la aparición y adaptación de los perfiles profesionales o fanpages que fueron adoptados rápidamente por todas las marcas. 

Este cambio fue fundamental porque las marcas comenzaban a tener una personalidad social, y los clientes comenzaron a pedir nuestra ayuda en este mundo social. Esto resultó tan importante que entendimos que era el momento de encontrar una persona que tuviera la posibilidad de acompañarnos en esta tarea y otra vez la casualidad apareció: se formó otra relación de amistad amistad que trascendió una excelente relación profesional.  

En la primera entrevista conocimos a la persona que parecía perfecta para acompañarnos en la tarea. Pero ¿Cómo podía ser que la primera persona que aparecía fuera la perfecta? ¿No era demasiada casualidad? Finalmente no lo fue, la más solvente en su formación en comunicación, experiencia como Community Manager, coincidente en proyectos, fue la primera persona que cruzó la puerta de nuestra oficina.  

 

Uno de nuestros clientes -a quienes pudimos retribuir con buenos logros- propuso ser nuestro "conejillo de indias" y así comenzó a trabajar el equipo, que desde entonces viene sumando experiencias y buenos resultados y rentabilidad para nuestros clientes, que creemos es la "métrica" más importante en este negocio.  

Y así llegamos hasta el día de hoy, seguimos sumando experiencias, evolucionando nuestras habilidades para seguir estando a la altura de los nuevos desafíos, como el Ecommerce, marketing de contenidos, Etc. En esta profesión la evolución espermanente y nunca se puede decir que la historia ya se ha acabdo. Quizás por eso nos dedicamos a esto.